acceder

REGALAR ARTE, LA MEJOR INVERSIÓN

 

03.12.2014 Expansión.com/Tendencias

Si hay un regalo único, pleno de belleza, que nunca pasa de moda y que además se revaloriza con los años… es el arte. Invertir en arte ha dejado de ser elitista, ya que las posibilidades son infinitas y las hay para todos los bolsillos. Puede dejar una huella indeleble como regalo o darse el gusto de hacer su propia colección en casa.

Invertir en arte para regalar o para uno mismo ha dejado de ser un capricho de una minoría elitista para convertirse en algo que todos pueden disfrutar en su hogar, hacerse una pequeña o gran colección y pasar de padres a hijos como una parte más de la historia familiar.

Invertir copia

Las opciones son infinitas, desde la fotografía o la escultura a la pintura tradicional o la ilustración, que ha conseguido también hacerse un hueco dentro de esas formas de inversión más populares.

Y las razones para comprar arte son muchas. Hay obras de gran calidad al alcance de todos los bolsillos; ya no hacen falta cheques con muchos ceros para una afición que sólo requiere buen ojo y ganas de descubrir o de seducir.

Nos abre además un nuevo mundo de sensibilidad hacia los artistas, convirtiéndonos en una especie de mecenas, mientras refuerza nuestra imagen personal, de buen gusto y de inquietud cultural.

Y por último, es algo para siempre, ya que el arte nunca pasa de moda, y la belleza de una escultura, una fotografía o un lienzo puede deteriorarse, pero nunca desaparecer.

VER TODOS LOS ORIGINALES POR 1000€ Y MENOS